Instituto Gilberto Concepción de Gracia  

Exaltan a Concepción de Gracia al conmemorar su Centenario

José R. Bas García
10 de julio de 2009

El Instituto Gilberto Concepción de Gracia realizó anoche la actividad cumbre en la celebración del 2009, año del centenario del natalicio del prócer puertorriqueño, fundador y líder del Partido Independentista Puertorriqueño.  Un concierto musical  ofrecido por una amplia gama de artistas, representando la crema del talento puertorriqueño, sirvió de marco para exponer la figura de don Gilberto en sus distintas facetas: el hombre, el padre, el amante del arte y la música, el abogado, el ciudadano, el político.

Cordelia González declamó el poema que Julia de Burgos le dedicara al líder independentista, titulado “Puerto Rico está en ti”.  Como presentadores figuraron Pedro Zervigón, Jerry Segarra, Johanna Rosaly, Jacobo Morales, Carmen Jovet y David Ortiz Angleró.  En la parte musical participaron el cuatrista Jorge Laboy y los cantantes de renombre Alberto Carrión, Lunna, Edgardo Huertas, Chucho Avellanet, Andy Montañez y Lucecita Benítez.  Todos ellos, acompañados por la Banda de Conciertos de Puerto Rico dirigida por el maestro Cucco Peña.

Entre las distintas interpretaciones artísticas se intercalaron mensajes grabados de distintas personalidades, algunos de los cuales conocieron a don Gilberto y colaboraron con él es su gesta patriótica a favor de la independencia de Puerto Rico, como por ejemplo don José Antonio Ortiz.  Rafael Cancel Miranda, habló sobre don Gilberto en su relación con don Pedro Albizu Campos y con el nacionalismo durante la difícil década de los 40 y los 50.  Antonio Martorell trajo a colación una carta en que don Gilberto reveló la ternura, la sencillez, la humildad de su persona a su hija, Alma, que le sirvió de inspiración para su obra dedicada a Concepción de Gracia.  Así, cada mensaje fue revelando un aspecto diferente de la vida del homenajeado de la noche, don Gilberto.

El Lcdo. Carlos Mondríguez Torres, como Presidente de la Comisión Especial del Colegio de Abogados, destacó a don Gilberto, el abogado.  Relató parte de la historia en que éste asume la defensa de Pedro Albizu Campos al ser acusado por el imperio por los actos acaecidos en la década de 1930 que culminaron con la Masacre de Ponce. También hizo referencia a la defensa legal que hizo de un grupo de soldados puertorriqueños pertenecientes al regimiento 65 de Infantería del ejército de Estados Unidos, sometiéndolos a una corte marcial por alegados actos de cobardía ocurridos en la guerra de Corea. Hizo brillar el nombre del licenciado Concepción de Gracia por su constante disposición a defender y ayudar a los más pobres.  También resaltó la confianza que toda la clase togada tuvo en él por considerarlo una persona íntegra.

Cerca del final de los actos, el Presidente del Partido Independentista, Rubén Berríos Martínez ofreció un discurso en que reconoció a don Gilberto desde la perspectiva de la lucha por la independencia.  “Don Gilberto es la impugnación constante del régimen colonial y de sus colaboradores; es la intransigencia en la defensa de la independencia”, afirmó Rubén Berríos. Describió las circunstancias tortuosas y difíciles, que le tocaron vivir a don Gilberto, llenas de traiciones, de ofertas a las que sucumbieron otros a cambio de que se quedara todo igual. Eran momentos que requerían firmeza, visión de la lucha y mucha determinación.  “El sentimiento, la pasión y el amor a la libertad de la patria trascienden lo específico, lo inmediato.  La lucha por la independencia es mucho más que una estrategia y un programa político…. Por eso don Gilberto, que no era como los otros, tenía que fundar un partido que no fuera como los otros”, explicó el presidente pipiolo al tiempo que resumió el estado actual de la lucha por la independencia que heredó cuando faltó don Gilberto.

Le siguió a Berríos, Gilberto Concepción Suárez, hijo de don Gilberto, con un emotivo mensaje de reconocimiento a su padre amado por su constancia y dedicación a la lucha por la liberación nacional puertorriqueña y por los principios firmes que siempre exhibió.  “Gilberto Concepción de Gracia confrontó el coloniaje en Puerto Rico.  Atacó a los confundidos… mientras les recordaba a los independentistas que el voto independentista ni se vende, ni se presta, ni se alquila.  El voto independentista es exclusivamente para la independencia”, recalcó su hijo al transmitir la idea de su padre acerca de la necesidad imperiosa de que los independentista actúen con integridad en su manifestación política.

Don Gilberto conocía las disyuntivas que se le planteaban al pueblo y los peligros de que se confundiera y deslumbrara con el brillo de la aparente comodidad material.  Para poner las cosas claras, advertía, según lo cita Concepción Suárez: “Somos puertorriqueños. Ser puertorriqueño es amar nuestra tierra, defenderla y honrarla.  Ser puertorriqueño es sentir el deber de no cambiar a Puerto Rico por ningún otro pueblo de la tierra.  Ser puertorriqueño es sentir el deber de luchar en todo momento y bajo cualquier circunstancia por el derecho que le asiste a la patria a ser libre y soberana”.

Finalmente, Concepción Suárez dijo que “el mejor homenaje a Gilberto Concepción de Gracia es afirmarlo.  Coger el “batón” y seguir "de pie y en marcha", " ¡a la lucha y a la victoria!"
Ir arriba
 
INSTITUTO GILBERTO CONCEPCIÓN DE GRACIA